[caption id="attachment_309" align="aligncenter" width="570"] No canses, el bebé te lo agradecerá[/caption]

Guía para visitar a un recién nacido

¿Vas a visitar a un bebé recién nacido pronto?  Aunque no te lo creas hay ciertas normas o consejos que no te vendría mal conocer, y el bebé y su familia te lo agradecerán. Créeme cuando te digo que en muchas ocasiones, sin duda sin mala voluntad por nuestra parte, visitar a un bebé puede ser molesto y traer consecuencias no deseadas.

En este post te vamos a dar algunos consejos para no molestar, ser cariñosos sin agobios, y alguna cosa más…

1.- No te presentes de visita sin avisar antes

Nunca. Tanto si vas a ir a la clínica u hospital, como si vas a verlo a su casa, por favor nunca te presentes sin avisar. Si en la edad adulta una visita inesperada puede ser una desagradable sorpresa, cuando tenemos un bebé en casa esto se complica más. 

Ten en cuenta que ahora, sobre todo durante los primeros días, los papás tienen que acostumbrarse a su nueva situación, nuevas rutinas y horarios, y además para más inri los bebés no tienen horario alguno y en muchas ocasiones puede pasar que te presentes en casa a la hora en la que tienen que preparar el baño, están descansando durmiendo un poco, y justo en esos momentos tan delicados te presentas tú. Con buena voluntad, pero en mal momento.

Cuando conciertes tu visita no olvides comentar que vas a estar muy poquito tiempo, que te marcharás en seguida. Recuerda que estarán cansados. Créeme, sabrán valorarlo.

Visitar a un bebé puede llegar a ser molesto, sigue estos consejos y seguro que caes bien
Oh no! las visitas!!

2.- Ayuda un poco, aprovecha la visita

Piensa en los nuevos papás, a veces se pueden llegar a agobiar un poco ante su nueva situación. No esta de más que antes de ir les preguntes si les puedes ayudar en algo, como por ejemplo comprando algo por ellos en el súper, o en el mercado, pasando por la farmacia, o cualquier otro recado que puedan necesitar que les ayude. Durante la visita no tengas una actitud pasiva, ayuda en lo que puedas, como por ejemplo a fregar algún plato que otro si te has quedado a merendar, o cualquier otra cosa.

3. No visites un bebé si estás (o crees estar) enfermo

Los bebés, especialmente los recién nacidos, son muy sensibles a las enfermedades ya que no tienen desarrollado aún su sistema inmunológico. Contraen enfermedades con cierta facilidad. Lo que para ti es un resfriado ligero, para un bebé recién nacido puede ser una complicación seria. Lo mismo se aplica si tienes algún síntoma, o alguien en casa esta enfermo. Puede darse el caso de que no estando enfermo puedas ser transmisor de alguna enfermedad que haya en casa.
Imagina que situación tener a un bebé recién nacido en casa y necesitar cuidados médicos tan pronto, es una situación muy desagradable.

4. Lávate las manos si vas a tocarlo

Lo mejor para el bebé es que evites tocarlo si no te lo ofrecen, hay mamás a las que no les gusta que cojan a su bebé en brazos sin que ellas te lo hayan ofrecido. Se considera de mala educación y una falta de respeto.

De todas formas si finalmente tocas al bebé o lo coges en brazos lo  mejor sería que te lavaras bien las manos antes de hacerlo.

Las manos son portadores de gérmenes y transmiten enfermedades como la gripe. Puedes ser portador de gérmenes sin que te pase nada, pero a un bebé pueden causarle algún perjuicio. Piensa que los bebés tienen el instinto de meterse las manitas en la boca.

Visitar a un bebé puede llegar a ser molesto, sigue estos consejos y seguro que caes bien
No canses, el bebé te lo agradecerá

5. Evita los besos

Por el mismo motivo que lo anterior, tu saliva lleva gérmenes que pueden contagiar alguna enfermedad y no resulta muy higiénico hacerlo, especialmente delicado en el caso de que seas fumador/a

Ni en la cara ni las manos, la mejor zona para besar un bebé es en los piececitos.

6. ¿Dar consejos? Solo si te preguntan

Por muy tentador que sea, y muchas ganas que tengas de hacerlo, dar consejos sin ton ni son a unos padres primerizos o de un recién nacido, no suele caer bien. Por experiencia propia puedo decirte que tener un bebé es una experiencia muy gratificante, pero también y a la vez muy muy estresante.

Una de las cosas que más estresa a una pareja cuando tiene un bebé es el agobio de ver que todo el mundo parece saber cómo hacer las cosas, mejor que ellos además.

 

Lo mejor es que dejes que hagan lo que crean que deben hacer, y si no les funciona, ya se encargarán de buscar información para conocer otras opciones.

Evita los “Deberíais” o los “Así no”… no ayudan, de verdad.

8. Si ves que ya hay mucha gente, vete

Si has avisado o pedido permiso para visitar a la familia, cuando tú llegues no habrá ningún problema, porque los padres estarán avisados previamente y cuando te abran estarán seguramente solos o tranquilos con el bebé. Pero igual que hay visitas agradables, las hay que no lo son en absoluto. Hablamos en especial de aquellas que no avisan, las que se eternizan y no se marchan hasta que no les sacan algo de comer.
Si ves que de pronto hay más gente de la cuenta, es una buena oportunidad para marcharte. Créeme, lo agradecerán.

9. Cuidado con las fotos

Todos tenemos un teléfono con cámara, y a todos nos encantan las redes sociales. Pero para una mamá que acaba de tener un bebé puede que no le haga mucha gracia verse en fotos públicas con cara de agotada. Pide permiso antes de hacer alguna foto.

Cuidado con las fotos de desnudos, es probable que durante tu visita se le dé el pecho al bebé, o puede que éste no tenga mucha ropa, recuerda que es un tema sensible para todos hoy día.

Nunca uses flash para hacer las fotos del bebé, resulta muy molesto para sus ojitos. 

¿Qué opinas?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *